Embajada en HUNGRÍA

11 de marzo. Sarajevo. Principio y fin del Siglo 20 (Viaje por los Balcanes I).

En una esquina  de Sarajevo una discreta placa recuerda que el 28 de junio de 1914 en ese sitio  el joven Gavrilo Princip asesinó al Archiduque Francisco Fernando y puso en marcha la infernal máquina de alianzas militares, nacionalismos extremos y conflictos irresueltos que daría inicio, pocas semanas más tarde, a la Primera Guerra Mundial. Así comenzó el “siglo 20 corto”, que de acuerdo al historiador Eric Hobsbawn, culminó con la caída de la Unión Soviética en 1991.
La nueva era Pos Guerra Fría se inauguraría con la Guerra de Bosnia, cuyo episodio más sangriento –el sitio de Sarajevo (1992-1996)- dejaría huellas que perduran en los edificios y en el alma de los habitantes de la “Jerusalén de Europa”.
La cantidad de mezquitas, templos ortodoxos, iglesias católicas romanas y sinagogas que pueblan el centro de la ciudad dan testimonio de un lugar único, donde las grandes religiones desarrollaron las interpretaciones más humanistas de sus propias creencias y supieron convivir en paz. En el siglo 16, el Imperio Otomano dio albergue en Sarajevo a los sefardíes expulsados de la Península Ibérica. Naturalmente el terrorismo se ensaña con la tolerancia –su opuesto ideológico- y el 85 % de la población judía de Sarajevo se encontró entre las primeras víctimas del Holocausto.
Sarajevo, con sus miradas llenas de dolor, hospitalidad y esperanza sigue siendo un espejo y una clave para entender los dilemas de Occidente y la necesidad de diálogo -con sus riegos y límites- para poder superarlos.   Así lo demuestra el delicado equilibrio alcanzado en los Acuerdos de Dayton (1995) y hasta la propia personalidad del sobrino del Emperador Francisco José. El Archiduque, de hecho, era un hombre crítico de la ortodoxia aristocrática y proclive a la reforma del Imperio. No fue su rigidez sino su tolerancia lo que despertó el recelo de los extremistas.
El museo erigido a pocos metros del sitio del atentado expone las armas asesinas y dos módicas  imágenes del Archiduque y su esposa: dos muñecos guiñolescos…casi dos pobres marionetas que nos observan como una metáfora de la fragilidad de la voluntad de los hombres frente a los poderosos vientos de la historia que han soplado con rigor sobre la hermosa ciudad de Sarajevo. 

http://embajadaargentinaimpresionesdehungria.blogspot.hu/2013/03/sarajev...

Las entradas anteriores pueden leerse en: http://embajadaargentinaimpresionesdehungria.blogspot.hu

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular